La Arboleda‎ > ‎Noticias del centro‎ > ‎

XXIV CERTAMEN DE TEATRO DE LA COMUNIDAD DE MADRID.

publicado a la‎(s)‎ 24 abr. 2017 14:39 por juancarlos gonzalez   [ actualizado el 25 abr. 2017 6:19 ]

“Lo inverosímil es el sueño. Lo vulgar es el ronquido.La Humanidad ronca. Pero el artista está en la obligación de hacerla soñar.”

 

Enrique JARDIEL PONCELA escribió, en sus escasos cincuenta años de vida, novelas, cuentos, poesía, artículos para la prensa, ensayos e incluso fue un pionero en probar fortuna en la incipiente industria cinematográfica del Hollywood de los años 30. Sin embargo, Jardiel fue antes que nada un hombre de teatro: no sólo escribía sus obras, sino que diseñaba él mismo los decorados; también era frecuente que dibujara los carteles de sus propias comedias y hasta se atrevió a proyectar un teatro giratorio para poder cambiar de escenarios rápidamente durante la representación.

Pero si Jardiel fue un revolucionario en el plano escenográfico, lo fue aún más en el plano textual y en la manera de concebir el teatro. Basándose en lo inverosímil, en el humor negro y en la incongruencia, creó un nuevo tipo de comedia que suponía una rebelión contra la gris realidad de la España de su época.

En Angelina o el amor de un brigadier Jardiel arremete contra el drama lacrimógeno de finales del siglo XIX y principios del XX, un género que, estando como estaba en las antípodas de su concepción del teatro, le sirvió como base para-mediante la parodia-reflejar ese mundo decadente y absurdo de galanes, damas inocentes, duelos a muerte, poetas románticos y militares de sable y galones.

La escena que representa LA TROUPPE INESTABLE es una burla de la retórica amatoria y sentimental en la que aparecen muchos de los métodos más habituales de provocar risa en Jardiel: acumulaciones injustificadas, juegos de palabras, diálogos ilógicos,… y es ese humor lo que ha pretendido potenciar nuestro grupo mediante un maquillaje expresionista y unas interpretaciones histriónicas que enfatizan lo grotesco y lo cómico de los personajes que ideó.

                                                                                                                                                      David García Lorenzo




Comments