La Arboleda‎ > ‎Noticias del centro‎ > ‎

Estreno de "La Celestina" por "La trouppe inestable". 10 de marzo , 19,00 horas. C.C. Viñagrande.

publicado a la‎(s)‎ 5 mar. 2016 10:58 por juancarlos gonzalez   [ actualizado el 5 mar. 2016 11:02 ]
El próximo jueves 10 de marzo a las 19,00 horas, "La trouppe inestable" del I.E.S. "La Arboleda" estrenará "La Celestina" de Fernando de Rojas, en adaptación de Francisco de Pedro. Será en el Centro Cultural" Viñagrande". Esta obra ha sido seccionada para el VIII Certamen de Teatro de Secundaria de la Universidad Carlos III de Madrid que se celebrará durante el mes de abril. 
La últimas entradas para el jueves se podrán recoger en el mismo centro Cultural.

Cada lectura es una nueva interpretación. Los clásicos lo son porque iluminan el mundo en el que vivimos. Una historia ya conocida se reinserta en sucesivos momentos históricos y revela a cada generación, a cada individuo, nuevas verdades que se leen a través del bagaje propio. La Celestina de Fernando de Rojas, comedia humanística concebida para la recitación ante un público universitario, ha precisado siempre de una adaptación a la hora de subirla a las tablas. El montaje de La Trouppe Inestable dialoga con el pasado a la vez que nos muestra la vigencia de la tragicomedia. Escenografía, danza y música subrayan poéticamente el realismo descarnado de una obra en la que por otra parte triunfa la palabra, el verbo subyugante de la alcahueta.

                La codicia y la pulsión amorosa son fuerzas poderosas que mueven a los hombres. Celestina, personaje casi demoníaco, cuenta con innumerables defectos; pero a pesar de ser una bruja artera y taimada, no suscita el rechazo sin paliativos del espectador. Son dignos de admiración su conocimiento de la condición humana, su verborrea seductora, su vitalismo en la vejez y las muchas verdades que, aunque de forma interesada, salen de su boca. Calisto se deja arrastrar por un deseo carnal irrefrenable y empieza a cavar su tumba desde el mismo momento que contrata los servicios de la tercera con el único objetivo de saciar sus impulsos libidinosos. Melibea, una vez atrapada en las redes del amor, tira por la borda su modestia, la tranquilidad de su casa, su honra y la de sus progenitores, quienes también pagarán el error de no haber proporcionado con antelación un marido a su hija. Criados y prostitutas miran solo por su propio interés. En la obra todos yerran y, por ende, todos son castigados.

Sin embargo, una duda nos asalta. ¿Para ofrecernos esta lección moral era necesario  ser tan explícito en la pintura de los encuentros eróticos? ¿No hubiera sido mejor velarlos con discreción en vez de convertir al espectador en cómplice de un vouyerismo obsceno? En el prólogo a la segunda edición Rojas señalaba que su obra había dado lugar a la controversia. No le sorprendía. Si todo en la vida es batalla, enfrentamiento de la cuna a la sepultura, ¿cómo no iba a haber controversia ante lo que se puede entender de múltiples maneras? Ha llegado el momento. Juzguen por sí mismos.

 

Ana Mª Huélamo San José
Comments