La Arboleda‎ > ‎Noticias del centro‎ > ‎

"No hay burlas con el amor" Calderón de la Barca. "La Trouppe inestable"

publicado a la‎(s)‎ 19 mar. 2019 5:01 por juancarlos gonzalez   [ actualizado el 1 dic. 2019 13:56 ]

 

            Don Juan, enamorado de doña Leonor, no quiere pedirle la mano a don Pedro, su padre, porque piensa que le dará la de la hija mayor, doña Beatriz, muchacha muy leída y culta, que escribe versos y que habla en un lenguaje tan culto como endemoniado e insufrible. Solicita, para llevar a buen puerto sus amores, la colaboración de su amigo don Alonso, joven que abomina del amor y que tiene a su servicio a Moscatel, enamorado de Inés, criada de ambas damas.

            Para desgracia de Moscatel, su señor, quien considera a las mujeres solo como objeto de burla y disfrute, pone los ojos en su amada. La escena nos presenta al sirviente escindido entre el servicio y lealtad que debe a don Alonso y el amor sincero que siente por Inés. Su amo le ha ordenado hacer de alcahuete ante la sirvienta, comunicándole que, si se aviene a mantener relaciones con él, será recompensada. La muchacha, honesta y celosa de su honor, se irrita ante la propuesta y despide con enfado a Moscatel. En nuestro montaje Inés se desdobla en tres: tierna y afectuosa con el hombre al que quiere, irritada al oír de sus labios la proposición indecente y crítica y reivindicativa ante la necedad de su ama Beatriz.

            No... no hay burlas con el amor. Aunque algunos pretendan negarlo o disfrazarlo bajo la capa de la lujuria, terminarán presos en su maquinaria, atrapados y sometidos cuando menos lo piensen y con quien menos lo esperen. Al final, amor pulirá excesos, rendirá voluntades y les unirá en la armonía del justo medio. Calderón desvela con mano diestra cómo funciona el engranaje de las pasiones, el laberinto del corazón.

 

Ana María Huélamo San José

           


Vídeo de YouTube

Comments