Que Dice La Biblia Sobre El Fútbol?

Que Dice La Biblia Sobre El Fútbol
¿Es pecado Jugar Fútbol según la Biblia? Para nadie es un secreto que en pleno siglo veintiuno el fútbol y el deporte son muy populares y que incluso son objeto de idolatría para millones de personas. El mundo literalmente enloquece con el mundial o los juegos olímpicos.

Pero, entonces ¿Es pecado jugar fútbol o practicar algún deporte? Para responder a esta pregunta debemos mirar todo lo que dice la biblia sobre jugar y divertirse, para poder sacar una conclusión al respecto, debido a que algunas personas condenan el fútbol o el deporte sin un verdadero análisis, por tanto, si quieres saber lo que realmente dice la Palabra de Dios sobre este tema, continua leyendo.

La Biblia no menciona que el fútbol sea pecado. La Biblia no condena el deporte o la diversión. El fútbol es un juego que fomenta el trabajo en equipo y puede ser bueno para la salud. El problema no es jugar al fútbol, sino el corazón del creyente. Te puede interesar:

¿Qué dice la Biblia acerca de los deportes?

‘Ejercítate en la piedad; pues aunque el ejercicio físico sirve para algo, la piedad es útil para todo, porque tiene promesas de vida para el presente y para el futuro. Esto es muy cierto, y todos deben creerlo’ (La Biblia DHH, I Timoteo 4:7b-9).

¿Cuáles son los riesgos que pueden ocurrir en juego de fútbol?

¿Cuáles son las lesiones más frecuentes de los jugadores jóvenes de fútbol? –

Las lesiones más comunes del fútbol son las de uso repetitivo (sobrecarga) que afectan a las piernas, tales como la tendinitis rotuliana (rodilla de saltador), el síndrome de estrés medial tibial (heridas/golpes en las espinillas), la enfermedad de Osgood-Schlatter, y el síndrome femoro-rotuliano (rodilla de corredor). Los esquinces, desgarres, golpes y moretones e los tobillos y rodillas también son frecuentes. Irónicamente, las mayoría de las lesiones relacionados con el fútbol suceden en los juegos más que durante las prácticas debido al contacto cuerpo a cuerpo con los jugadores. Las lesiones del ligamento cruzado anterior (LCA) son también un problemas, especialmente en las jóvenes adolescentes. Esto se debe a muchas razones, incluyendo a las hormonas, la forma del cuerpo y cómo los nervios y los músculos trabajan juntos. Consulte: Lesiones del LCA en atletas jóvenes.

¿Qué deporte jugaba Jesús?

Gabriel Jesus
Peso 73 kg (161 lb)
Carrera deportiva
Deporte Fútbol
Club profesional

¿Qué relación existe entre Dios y el fútbol?

¿Qué hace que la religión tenga tanto en común con el fútbol? – La relación entre el fútbol y la religión hace que el deporte no se limite al ámbito competitivo. Esto hace que las personas vean que todos estamos hechos para un propósito diferente, pero que finalmente sea bueno para cada uno.

En la entrevista hecha por el periódico El Tiempo a Monseñor Alirio López (2014), afirma que ‘el fútbol es religión porque siempre están en actitud de orar. Ellos son conscientes de que su profesión puede terminar en 45 o 90 minutos. Por eso, cada estadio tiene que ser un templo, un templo de paz. Hay algo de endiosar, de convertir al fútbol en un dios, convertir a un jugador en un dios’ (citado en El Tiempo, por Sánchez, 2014).

El Fútbol Club Barcelona, considerado el mejor equipo en el momento, vive a diario la ‘veneración’ y el tributo que le rinden al mejor jugador del planeta, Lionel Messi, y es que cada partido en el cual realiza un trabajo excepcional con su equipo, la hinchada se lo retribuye realizando un gesto de alabanza y entonando su nombre a todo pulmón.

Gutiérrez (2014) afirma: ‘la relación de la pelota con la fe es tan fuerte como la de un delantero con la red’. Es así como el fútbol se convierte en una de las formas de hacer una representación religiosa. Incluso, hasta en las celebraciones de un gol, el gesto realizado por Messi es la elevación de sus manos señalando el cielo y mirándolo, en sentido de dar las gracias a su Dios por lo hecho en el campo.

Gutiérrez (2014) muestra esto cuando afirma que ‘un toque a la gramilla precedido por una pisada firme y la mirada al cielo. Algunos le suman una bendición. Hay quienes consideran este rito la solicitud de entrada al templo universal del fútbol: la cancha’.

La religión tiene una participación fundamental en el fútbol. En la entrevista hecha por el periódico El Tiempo a Monseñor Alirio López (2014), sostiene que: ‘desde que el equipo llega al estadio, al camerino, uno ve a los jugadores que sacan su Biblia, que sacan su reliquia de Santa Marta o del Sagrado Corazón.

Llevan agua bendita y oran, porque me consta. Salen a la gramilla y se dan la bendición. Cuando celebran el gol también’ (citado en El Tiempo por Sánchez, 2014). Muchas veces las personas, cuando se preguntan por Dios, hacen cara como de que el tema no es de su incumbencia o, porque no, sencillamente lo ignoran. Muchos otros son devotos de Dios y se congregan frecuentemente, de acuerdo a su religión, en su iglesia.

  1. Eduardo Galeano (s.f.) se preguntó ‘¿En qué se parece el fútbol a Dios? En la devoción que le tienen muchos creyentes y en la desconfianza que le tienen muchos intelectuales’ (citado en La Nación, Canchallena por Siwak, 2014).
  2. No solo en el fútbol, sino en todos los deportes se presenta esa misma relación, y esto recae principalmente porque a diario se están desenvolviendo en lugares y momentos propicios para creer en un Dios, donde, de una u otra forma, se ven enfrentados a todo tipo de riesgo y mediante la religión se busca vivir en medio de tranquilidad y actuando para el bien propio y de todas las personas.

Una forma para lograr desarrollarse como personas es el deporte, a pesar de que este mismo cuenta con un toque de competitividad en donde necesariamente una parte gana y la otra pierde; el ideal es no centrarse en este campo, ya que mediante la religión lo que se espera es que todos ganen o, al menos, que se aprenda tanto a ganar como a perder.

  1. El fútbol genera todo tipo de impacto en la sociedad.
  2. Uno de los aspectos más notorios es la competencia y la regionalidad que habita en este deporte; Fischer (2015) afirma: ‘los negocios se enlentecen, la gente no habla de otra cosa y los nacionalismos –con su gran cuota de fanatismo– afloran a la superficie’.

Durante el año 2014, el Papa Francisco emitió un video mensaje, con motivo del mundial de Fútbol realizado en Brasil, del cual enuncia tres lecciones que se deben aplicar, tanto en la práctica deportiva, como en la vida. En primera instancia: ‘la necesidad de ‘entrenarse’, el ‘fair play’ y el respeto entre adversarios.

En primer lugar el deporte nos enseña que, para ganar, es necesario entrenarse. En esta práctica deportiva podemos ver una metáfora de nuestra vida. En la vida es necesario luchar, ‘entrenarse’, esforzarse para obtener resultados importantes. El espíritu deportivo se convierte así en una imagen de los sacrificios necesarios para crecer en las virtudes que forman el carácter de una persona.

Si, para que una persona mejore, es necesario un ‘entrenamiento’ grande y constante, cuánto mayor esfuerzo se necesitará para lograr el encuentro y la paz entre las personas y entre los pueblos ‘mejorados’. Es necesario ‘entrenarse’ mucho’ (Francisco, 2014).

Para llegar a ser un futbolista se necesita un gran recorrido; además del talento, es de suma importancia entrenarse no solo deportivamente sino socialmente, principalmente recogiendo los valores enseñados desde el propio hogar, donde es el auge de todas las personas. La humildad es uno de los principios que debe prevalecer en este sentido.

La segunda lección afirma que: ‘El fútbol puede y debe ser una escuela para la construcción de una ‘cultura del encuentro’, que permita la paz y la armonía entre los pueblos. Y aquí viene en nuestra ayuda una segunda lección de la práctica deportiva: aprendamos lo que el ‘fair play’ del fútbol puede enseñarnos.

  1. En el juego de equipo es necesario pensar en primer lugar en el bien del grupo, y no en sí mismos.
  2. Para ganar, es necesario superar el individualismo, el egoísmo, todas las formas de racismo, intolerancia e instrumentalización de la persona humana.
  3. No es sólo en el fútbol que ser ‘individualista’ constituye un obstáculo para el buen resultado del equipo; porque, cuando en la vida somos ‘individualistas’, ignorando a las personas que nos rodean, se daña a toda la sociedad’ (Francisco, 2014).

Tanto en el deporte como en la vida, el trabajo en equipo se convierte en uno de los factores más importantes para el desarrollo de una sociedad; cuando se piensa individualmente se está cometiendo un error, o como lo dice el Papa, un obstáculo para el éxito.

  1. A pesar de tener propósitos individuales, nunca estos se cumplirán de forma individual, es decir, que necesitamos de otras personas que nos rodean para cumplirlos.
  2. Por último: ‘La última lección del deporte proficua para la paz es el respeto debido entre adversarios.
  3. El secreto de la victoria, en el campo de juego, pero también en la vida, está en saber respetar a mi compañero de equipo, pero también a mi adversario.

Nadie gana solo, ni en el campo de juego ni en la vida. Que nadie se aísle y se sienta excluido. ¡Atención! No a la segregación, no al racismo. Y, si es verdad que, al término de este Mundial, una sola selección nacional podrá elevar la copa como ganadora, es verdad también que aprendiendo las lecciones que el deporte nos enseña, todos saldremos de él ganadores, reforzando los vínculos que nos unen’.

Francisco, 2014) Así pues, una de las formas más indicadas para realizar la comparación entre el Fútbol y la religión es la utilizada en las tres lecciones que enuncia el Papa Francisco, ya que son base fundamental para la reconstrucción de la sociedad en este momento. El fútbol es una de las formas más adecuadas para guiar a las personas no solo en el ámbito deportivo, sino también social y espiritual.

El fútbol y la religión no se encuentran relacionadas directamente dentro de un terreno de juego. Además de esto, existen diferentes programas en zonas afectadas con problemáticas de seguridad y drogadicción principalmente que permiten ver a los jóvenes en el fútbol o en cualquier deporte una forma de ocupar su tiempo, además de explotar los talentos.

¿Cómo afecta el fútbol al cerebro?

Fútbol: ¿tienen los cabezazos consecuencias para nuestro cerebro? 25 de mayo de 2015 Según un estudio publicado en Radiology, los jugadores de fútbol que golpean el balón con la cabeza pueden sufrir daños cerebrales, pérdida de memoria o de habilidad cognitiva.

  1. Las lesiones cerebrales y los efectos a largo plazo de las conmociones cerebrales en el deporte se han convertido en un importante problema de salud en los últimos años, especialmente en deportes de impacto como el fútbol americano.
  2. Aunque el contacto con una pelota de fútbol normal podría parecer inofensivo, comparado con los placajes que se hacen en el americano, un jugador puede dar cabezazos cientos o miles de veces a lo largo de una temporada.

Hasta ahora no se había estudiado el efecto acumulativo de estos golpes en el cerebro. «Decidimos centrarnos en el fútbol porque es el deporte más popular», afirma el director del estudio Michael Lipton, de la Facultad de Medicina Albert Einstein de Nueva York.

«Millones de persona de todas las edades lo juegan, incluidos niños, y el daño que puede causar el balón es objeto de gran preocupación». Lipton y sus colegas examinaron 37 jugadores aficionados, todos adultos, que habían jugado al fútbol durante una media de 22 años y lo habían hecho de forma regular durante el año anterior.

Rellenaron una serie de formularios sobre su estilo de juego y la frecuencia con la que golpean el balón con la cabeza durante los partidos y los entrenamientos. Después les facilitaron tests de memoria y les hicieron resonancias magnéticas empleando imágenes por tensor de difusión, que analizan los cambios microscópicos en la materia blanca del cerebro, un tejido que transmite mensajes de una región del cerebro a otra.

El equipo descubrió que los jugadores tienen que golpear el balón con la cabeza un determinado número de veces durante la temporada antes de que la material blanca comience a mostrar anomalías. La cifra varía entre jugadores, pero por lo general, la media está entre 900 y 1 500 cabezazos por temporada.

A partir de esas cifras, las anomalías cerebrales son más aparentes. Aquellos que lo hicieron más de 1 800 veces registraron peores resultados en los tests de memoria que los que lo hicieron con menos frecuencia. La diferencia en los resultados se situó entre el 10 y el 20 %.

«Para que consideremos las conclusiones con perspectiva, debo decir que todas las funciones de los jugadores se encontraban dentro de lo normal», aclara Lipton. «Se trata de profesionales y estudiantes perfectamente funcionales». Entonces, ¿deberían los jugadores de fútbol, y los padres de los más jóvenes, preocuparse? «Hasta ahora lo único que tenemos es la prueba de que hay una relación entre los cabezazos y lo que parece ser daño cerebral.

Sin embargo, todavía no tenemos los datos que nos permitan generalizar los resultados. Mientras tanto, vigilar el número de cabezazos que hacen los jugadores podría ser una forma de evitar estos daños». «Desde luego, quiero añadir que consideramos el fútbol una excelente fuente de beneficio físico.

¿Qué previene el fútbol?

La práctica de ejercicio cardiovascular ayuda a elevar y mantener el ritmo cardiaco, fortalecer el corazón, aumentar la capacidad pulmonar y disminuir el ritmo cardiaco en estado de reposo.

¿Qué pasa si juegas fútbol todos los días?

Si nunca has jugado un partido de fútbol antes, deberías intentarlo. Es un deporte muy divertido que todo el mundo puede jugar, y puede ser jugado prácticamente en cualquier lugar. Y tampoco cuesta mucho jugarlo. Esta facilidad de acceso es lo que lo convierte en el deporte más popular del mundo. Que Dice La Biblia Sobre El Fútbol

¿Qué deporte jugaba Jesús cuando era niño?

Jesús, ¿jugó el fútbol? Jesús, ¿jugó el fútbol? Llegó al mundo por su Creador Padre. Una vez en tierra desarrolló sus facultades y habilidades en orientar a sus semejantes a tener una vida en evolución. Ponderó amor, fe, equidad y siendo por naturaleza un genial orador actuaba, aconsejaba y en sus múltiples milagros de misionero generaba superioridad ante sabios, astrólogos, eruditos, historiadores, metafísicos, matemáticos, astrofísicos y científicos en afirmar que su vocación en el mundo terrenal lo inducía a cumplir códigos y deberes, órdenes recibidas de un ser superior a Él.

  • Era del Hacedor del mundo.
  • ¿Jesús, se recreó con un balón?, el 98% de los lectores de esta nota dirían que quien la suscribe está ido y quizás su mente algo perdida.
  • La defensa.
  • En cuántas ocasiones hemos visto a Jesús con sus padres: José y María, con sus seguidores, nadie dudaría que en algún instante de descanso haya efectuado ejercicios (practicó el yoga) y realizó largas caminatas.

Es cierto que las sabias escrituras no exponen diversión de Jesús, pero qué niño no corre, salta, brinca, lanza objetos a direcciones infinitas o golpea con sus pies algún objeto para llevar a cabo una recreación. Tampoco la Biblia narra qué realizó en lo deportivo siendo un adolescente o joven, pero siempre mantenía un físico envidiable, nunca denotó agotamiento, nada raro al haber encontrado una manzana, una naranja, una mazorca o algo que tenga similitud a una pelota que se haya puesto a jugar con sus amigos.

Algo de deporte debe haber practicado hasta su ida a la cruz a sus treinta y tres años. La historia del deporte los menciona: Papas en haber practicado varias disciplinas deportivas, el hombre aborigen, el ateo, el budista, el ser que aún vive en la selva, el niño al nacer mueve sus brazos y al tener dos o tres años al ver un balón se recrea.

¿Acaso Jesús no practicó deporte? Podemos deducir que originó caminatas indistanciables y debe haber desarrollado sus habilidades lúdicas teniendo algún implemento redondo. Las ideas y los escritos pueden ser figurados y también llenos de realidades. Esta interrogante nos lleva a despejarla, Jesús jugó el fútbol en su niñez y juventud.

¿Qué hizo Jesús cuando era niño?

Cuando Jesús era niño Cuando Jesús era niño, vivía con María, José y con Sus hermanos y hermanas. De Su familia y de Su Padre Celestial aprendió a ser sabio y fuerte. Todos los años, Jesús y Su familia hacían un viaje largo hasta Jerusalén, a donde iban a celebrar un día festivo llamado la Pascua.

Un año, cuando era hora de ir a casa, María y José pensaban que Jesús estaba viajando con amigos. Después de un día, se dieron cuenta de que no estaba. ¿Dónde estaba Jesús? María y José volvieron rápidamente a la ciudad para buscar a Jesús y lo encontraron en el templo. Estaba enseñando a unos hombres en cuanto a las Escrituras y respondiendo sus preguntas.

A los hombres les sorprendió que fuera tan sabio. Jesús dijo que había permanecido en el templo para servir a Su Padre Celestial. Podemos aprender acerca de las Escrituras y hablar a otras personas en cuanto a Jesús. Entonces nosotros también estaremos sirviendo a nuestro Padre Celestial.

¿Qué hizo Jesús en su tiempo libre?

«Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora» (Eclesiastés 3:1). En otras partes de la Biblia, la frase «todo lo que se quiere» se traduce «todo deseo» o «todo placer.» Si el trabajo es el medio por el cual ganamos nuestro pan de cada día, el tiempo libre provee las oportunidades para la realización de nuestros deseos y placeres personales que no pueden ser satisfechos en la oficina o en la fábrica.

  • El alma (espíritu), mente y cuerpo necesitan ser refrescados, y es el tiempo libre el que da oportunidad para practicar las actividades que nos restauran.
  • Jesús gozaba las oportunidades de descansar de las cargas y responsabilidades de su misión, pues de lo contrario no habría ido con su madre a la fiesta de bodas, que era una de las pocas ocasiones en que un pueblo que frecuentemente trabajaba muy duro por largas horas descubría que «el corazón alegre constituye buen remedio» (Proverbios 17:22).

La extraordinaria gracia que hacía que todos, ricos y pobres, hombres y mujeres, jóvenes y ancianos, se sintieran cómodos en compañía de Jesús, le aseguró una bienvenida en cada reunión social. Pero aun en una ocasión tan gozosa como una boda, él nunca olvidaba la voluntad o el deseo de su Padre, o su venidero sacrificio como el Cordero de Dios.

  1. De aquí su alusión a su propia muerte cuando su madre le dijo, «no tienen vino» (Juan 2:1-11).
  2. Diferentes personas usan su tiempo libre en diferentes formas.
  3. En los días de los apóstoles, los griegos trataban de proveer para el espíritu, mente y cuerpo del hombre, fundando escuelas para el estudio de la filosofía y gimnasios para el ejercicio y desarrollo del cuerpo.

En cierta ocasión cuando Pablo estaba en Atenas se encontró con algunos atenienses y visitantes de la ciudad «que en ninguna otra cosa se interesaban sino en decir y en oir algo nuevo» (Hechos 17:21). Esta fue una oportunidad que el apóstol aprovechó con prontitud, dirigiendo de inmediato el tiempo libre de ellos hacia la búsqueda del «Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay.» No fue culpa de Pablo si ellos no respondieron a las maravillosas nuevas de la salvación de Dios por medio de Cristo.

  1. Propósito del tiempo libre El tiempo libre es entonces una oportunidad para recreo, para que uno pueda sentirse nuevamente completo en salud, energía y pensamiento, y pueda retornar al trabajo refrescado y vigorizado.
  2. Un minero puede restaurarse por medio de la lectura, mientras que un estudiante puede refrescarse practicando deportes al aire libre.

Una persona joven puede encontrar recreativo un extenuante juego de tenis, mientras que una persona mayor podría encontrar más placentero un juego de boliche. Todos tenemos la necesidad de escapar de la diaria rutina del trabajo y refrescar y renovar nuestro espíritu, mente y cuerpo.

  1. En esta época moderna, uno de los problemas sobresalientes para la gente común es el qué hacer con la gran cantidad de tiempo libre de que ahora gozan.
  2. Es un problema que está lejos de ser resuelto.
  3. Pero no debe ser problema para nosotros, pues más bien debemos dar la bienvenida a las oportunidades que trae el incremento de nuestro tiempo libre.

Para los que buscan la nueva vida, el tiempo libre no es más que uno de los aspectos de la vida del espíritu, el cual debe ser dominado por la voluntad del Padre quien desea que aprovechemos cada oportunidad para predicar el evangelio y ayudar de manera práctica a nuestros semejantes sin distinción de raza o credo.

Salud corporal Algunas veces la mente y el cuerpo llegan a extenuarse de tal manera que sólo el descanso puede reponerlos, y uno debe aprender completamente a relajarse: ¡hay un tiempo para holgazanear! Sin embargo, generalmente el tiempo libre es el momento para cumplir nuestros más profundos deseos y gozar nuestros más grandes placeres.

La energía de los jóvenes demanda una salida en juegos y ejercicios atléticos de una u otra clase: fútbol, basquetbol, ping-pong, tenis y otros. La realización de algunos tipos de deporte después de graduarse de la escuela no es fácil, excepto en el caso de juegos como el tenis, puesto que las prácticas y partidos a menudo interfieren con las actividades de la vida del espíritu.

  1. Un joven hermano quien era miembro entusiasta del equipo de remeros de su colegio, hubiera deseado continuar su actividad con la Asociación de Exalumnos; pero los días de práctica eran sábados y domingos.
  2. El asunto fue decidido por la voluntad del Padre, tal como siempre debe ser cuando hay un conflicto de intereses.

Aun en la vejez el cuerpo necesita ejercicio, por ejemplo como jardinero o en la más suave actividad de caminar. Pero en todo esto debe haber un sentido de proporción de modo que el tiempo libre sea compartido con otros intereses, especialmente los divinos, «porque el ejercicio corporal para poco es provechoso, pero la piedad para todo aprovecha, pues tiene promesa de esta vida presente, y de la venidera» (1 Timoteo 4:8).

Pasatiempos En tiempos del Antiguo y Nuevo Testamentos, se practicaba una multitud de oficios. Entre aquellos mencionados en la Biblia había fabricantes de cestas, carpinteros, escultores, bordadores, fabricantes de joyería y tejedores. Aunque nosotros vivimos en una era tecnológica en la que muchos de estos y otros oficios han sido reemplazados por fábricas mecánicas, también muchos de ellos han sido preservados como entretenimiento para aquellos que gustan de emplear algo de su tiempo libre para crear objetos de belleza o utilidad.

Hay una gran satisfacción en crear cosas, ya sean en madera o metal, en costura o en pintura de cuadros. La creación es una actividad divina que continúa incesantemente. Ver terminado un vestido bordado, realizado con una gran cantidad de hilos de colores variados, es sentir un placer raramente experimentado en las actividades diarias del mundo.

Finalizar la pintura de un paisaje es gozar una emoción demasiada profunda para ser comunicada por un pintor. Mientras que los pasatiempos creativos tienen una valiosa influencia en nuestras vidas, tenemos que recordar que la formación de una personalidad y carácter controlados por la mente de Cristo, constituye la más grande creación de todas, algunas veces de gran belleza.

Mientras los pasatiempos pueden contribuir al desarrollo de tal carácter, no deben convertirse en obsesión hasta el grado de debilitar nuestra dedicación a la vida del espíritu. Fue el más grande carpintero de todos los tiempos quien dijo: «Mi comida es que haga la voluntad del que me envió, y que acabe su obra» (Juan 4:34).

  • Además de practicar pasatiempos en casa, también hay trabajo esperándonos en el gran mundo de afuera donde, como dijo Jesús, los campos están «blancos para la siega,» y también tenemos que ayudar en eso.
  • Lecturas «La lectura es para la mente lo que es el ejercicio para el cuerpo,» escribió Steele, y no puede haber duda de que una mente bien nutrida por una de variedad de lecturas, ayuda en el desarrollo de un carácter bien balanceado.

En la actualidad pocos de nosotros tenemos el tiempo o la oportunidad de dedicarnos a una gran cantidad de lectura, de modo que debemos elegir sabiamente lecturas que nos informen e instruyan, además de auxiliarnos en el estudio de las Escrituras. Una gran parte de la literatura moderna debe ser evitada a causa de la convicción de los autores de que la vida debe ser presentada en toda su cruda realidad, con lujo de vicios, pecados y violencia.

Un cuidadoso uso del tiempo libre nos asegurará que la necesidad de ejercicio corporal no conducirá al descuido del cultivo de la mente, como tampoco se enfatizará tanto la lectura mundana como para afectar la lectura de la Palabra de Dios. Las lecturas generales nos educan para esta vida; la lectura de las Escrituras nos educa para la vida eterna.

Por consiguiente, las lecturas diarias de la Biblia deben ser una parte tan esencial de nuestra vida como la comida o el sueño; pero ¿cuán a menudo abandonamos una comida para no perder las lecturas diarias? También debemos reservar algún tiempo para un estudio profundo de la Biblia.

  1. Debe reconocerse que algunos no se sienten atraídos por la lectura y encuentran difícil concentrarse en las lecturas diarias después del día de trabajo.
  2. El esfuerzo de autodisciplina debe persistir hasta convertirse en hábito.
  3. Es preferible que se haga de las lecturas diarias una actividad familiar en horas definidas, y que los capítulos sean leídos en alta voz, tal como se hacía en los días de Nehemías, cuando la gente reverenciaba la palabra tanto como para quedarse en su lugar para oírla de labios de aquellos que «leían en el libro de la ley de Dios claramente, y ponían el sentido, de modo que entendiesen la lectura» (Nehemías 8:8).

Así es como debemos considerar nuestras lecturas diarias, pues ellas son nuestra vida y es en este tiempo en el que el Señor nos hace descansar «en lugares de delicados pastos»; es entonces cuando conforta nuestra alma (Salmos 23:2,3). Entretenimientos Hay ocasiones cuando el estudio en el tiempo libre se vuelve «fatiga de la carne» (Eclesiastés 12:12), y cuando los ejercicios y pasatiempos se vuelven desagradables para una mente y un cuerpo cansados.

En tales momentos buscamos algo liviano y relajante para la mente y el cuerpo. Si uno está interesado en la música, el salón de conciertos ofrece introducirnos en la belleza y profundidad del sonido. Pero si el interés en la música es escaso o inexistente, entonces ¿qué? ¿El cine o el teatro? Alguna vez pudieron ambos ofrecer ocasionalmente un digno entretenimiento para refrescar el espíritu; pero actualmente ambos parecen estar infectados con la fiebre de representar los pecados de la carne, contra los que peleamos una diaria batalla.

Para la mayor parte de la gente la televisión ha reemplazado la pantalla cinematográfica, y para muchos se ha convertido en la versión casera de la sala de conciertos, del cine y hasta de la iglesia. Mientras muchos condenarán el vicio y la violencia mostrados en cinemas y teatros, verán tales programas en casa porque les es difícil disciplinarse por medio de una cuidadosa selección de programas.

A veces, en visitas del escritor a los hogares de otros hermanos, notó que ellos estaban viendo en la televisión programas que normalmente no habrían visto porque pertenecen al tipo de entretenimiento propio de ciertos lugares que ellos habrían condenado totalmente si se les hubiera pedido que asistieran a tal lugar.

Si vamos a ver televisión hay necesidad de hacer una cuidadosa selección de lo que ayudará a informar y edificarnos. El más grande daño de este medio reside en las demandas que suele imponer sobre el tiempo libre, el cual es demasiado valioso para gastarlo en los vapores de la vida.

Servicio Comer, trabajar y dormir; ¡el resto del día es nuestro! Todo constituye la provisión de Dios para la salud y bienestar de sus criaturas, y si nuestra diaria labor es realizada «como para el Señor,» también nuestros ratos libres, en familia, en la iglesia o en la vida social serán llenados con la conciencia de la necesidad de anunciar «las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable» (1 Pedro 2:9).

Si este espíritu anima todo nuestro ser, él mismo dignificará nuestra vida familiar, purificará nuestra participación en las actividades de la iglesia y santificará nuestro servicio a los demás. Durante nuestro tiempo libre podemos realizar algunos de nuestros verdaderos deseos y placeres comprendidos en la voluntad del Padre, y cuanto más maduro se vuelve uno en la vida del espíritu, más activo se vuelve en los negocios del Padre, hasta que le queda poco tiempo libre para algo más.

  1. Ese tiempo bien empleado ahora es una inversión para vida eterna.
  2. Tan pronto como el mensaje de Jesús y de los discípulos se llegó a conocer, y sus obras se hicieron manifiestas, se nos dice que en una ocasión «ni aun tenían tiempo para comer» (Marcos 6:31), a tal grado que Jesús les dijo: «Venid vosotros aparte a un lugar desierto, y descansad un poco.» Una parte de los negocios del Padre es el servicio a los demás: ésta es la realidad del amor a nuestro prójimo.

Jesús ejemplificó este amor en su servicio a los pecadores, pero particularmente a sus propios discípulos, puesto que éste es un principio divino manifestado tanto en la vida mortal como en la inmortalidad. En su vida mortal Jesús lavó los pies de sus discípulos, y en su inmortalidad preparó una cena para ellos cuando regresaban de una noche de pesca infructuosa.

  1. A menos que entendamos nuestra divina obligación de servicio de esta manera; a menos que pensemos más en el servicio a otros que en la satisfacción de nuestros deseos egoístas, no seremos semejantes a Cristo ni tendremos la mente de Dios.
  2. Cada vez que afirmamos orgullosamente nuestros propios deseos antes que los de Cristo, o nos rebelamos contra las circunstancias de la vida en vez de someternos a la voluntad de Dios, negamos tanto al uno como al otro.

Estamos viviendo en los últimos días del dominio gentil; el tiempo nos quita nuestra juventud y consume nuestra vejez, y mientras tengamos las horas libres que Dios nos ha dado, no debemos desperdiciar ninguna oportunidad de manifestar Su amor, compasión y beneficios para los demás, el más importante de los cuales consiste en las gloriosas nuevas de salvación por medio de Su Hijo, y la venida de Su reino a esta tierra.

¡Procuremos orar siempre para que seamos guiados a usar sabia y correctamente las horas libres que Dios nos ha dado! «Bendice todos nuestros días de descanso, Ayúdanos a huir de placeres egoístas; Santifica cada placer nuestro; Puro y sin mancha pueda ser; Que nuestra alegría Nos acerque más a ti» (H.J.

Buckoll) Sección Anterior | Indice | Siguiente Sección Publicado por la Misión Bíblica Cristadelfiana

¿Qué es ser un buen soldado de Cristo?

¿Qué significa ser soldado de Jesucristo? El 12 de junio de 1944, apenas seis días después de la Batalla de Normandía en la Segunda Guerra Mundial, un joven teniente llamado Richard Winters condujo a sus hombres a las afueras del poblado de Carentan.

Como oficial a cargo de la Compañía Easy, regimiento de infantería de paracaidistas de la 101.ª división, estaba a cargo de despejar dicha ciudad francesa de sus defensores alemanes. Sería una pequeña batalla, pero jugaría un papel importante en el esfuerzo masivo para librar al mundo de Adolfo Hitler y los nazis.

Camino al frente y con el éxito de la misión en sus manos, Winters y su compañía comenzaron a recibir fuego de las ametralladoras alemanas MG42. A primera instancia, sus hombres se zambulleron a las zanjas a ambos lados de la carretera en busca de protección.

Congelados y sin poder moverse, se convirtieron en presas fáciles para las ametralladoras enemigas y los francotiradores. Lo que sucedió después resultó ser el punto clave en la batalla por Carentan. El teniente Richard Winters se paró en medio del camino, y con balas silbando a todo su alrededor, comenzó a gritar a sus tropas para que se levantaran de las zanjas y enfrentaran al enemigo.

Sus palabras, junto con su acción heroica, motivó a los hombres a ponerse de pie, pelear y así obtener una victoria decisiva sobre los alemanes. La valentía de Winters, al despreciar su seguridad personal por salvar a sus hombres de una muerte segura, no sólo le gana medallas sino que sus acciones también le valieron el amor, respeto y admiración de sus hombres.

  • Sus hombres le siguieron fielmente a capturar Carentan, a través de la batalla horrifica de las Ardenas y finalmente a conquistar el mismísimo Nido del Águila de Hitler.
  • Los soldados siguen de manera voluntaria a hombres así, hombres que demuestran actos de abnegación en la más terrible de las circunstancias.

¿Cuánto más debemos nosotros, como cristianos, debemos seguir a aquel que soportó el sufrimiento y la muerte para rescatarnos del destino más terrible de todos, una eternidad en el infierno? Esa era la idea de que Pablo tenía en mente cuando, al final de su ministerio y después de haber sido encarcelado por el emperador Nerón, escribió para animar al joven pastor Timoteo.

  1. Timoteo se enfrentaba a un conflicto grave en su ministerio en Efeso al ser opuesto por herejes, apóstatas y perseguidores que implacablemente buscaban debilitarlo.
  2. Al igual que cualquier cristiano que experimenta dificultad por causa de seguir a Cristo, necesitaba que le recordasen de nuevo que su tarea era sufrir penalidades como buen soldado de Jesucristo.

‘ Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo. Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar a aquel que lo tomó por soldado. ‘ 2 Timoteo 2:3-4 Un buen soldado es aquel que no se limita a hacer lo mínimo por su comandante, sino más bien es el que le sirve con todo lo que es y tiene.

  1. Como cristianos, eso es lo que estamos llamados a ser.
  2. Las palabras de Pablo a Timoteo son sus órdenes de marcha al esforzarse en ser un buen soldado de Jesucristo.
  3. Tres marcas de un soldado de Cristo: 1.
  4. Dispuesto a ‘ sufrir penalidades’ junto con el resto de los soldados La primera marca de un buen soldado es la disposición a sufrir penurias con el resto de los soldados.

‘ Sufre penalidades ‘ literalmente significa ‘sufrir el mal o el dolor junto con otra persona.’ Luego continua diciendo ‘ conmigo ‘ (vea La Biblia de Las Américas), asegurándole a Timoteo que él no le está pedido nada de él no estaba dispuesto a hacer.

  • De hecho, Pablo estaba escribiendo desde una celda en la prisión.
  • Como cristiano en el mundo occidental, se nos hace difícil entender lo que significan la seriedad de la guerra espiritual y el sufrir por Cristo.
  • A pesar de que el ambiente secular en nuestra sociedad es cada vez más hostil al cristianismo, aún no nos enfrentamos a la pérdida de nuestros trabajos o el encarcelamiento o ejecución debido a nuestra fe.

Con pocas excepciones, ser cristiano no le mantendrá fuera de la universidad o de conseguir un buen trabajo. Pero cuanto más fieles sean los cristiano, más obstáculos, dificultades y rechazo en el camino pondrá Satanás, y la guerra espiritual se hará más evidente al convertirse más frecuente y evidente la oposición al evangelio.

  1. Usted ha sido llamado a soportar dificultades, tal como todo cristiano antes de usted ha tenido que hacerlo.
  2. Y aunque seguramente aún no ha sido llamado a derramar su propia sangre por causa de su fe (Hebreos 12:4), todos, de alguna manera u otra, experimentaremos dificultades por nuestra fidelidad a Cristo.

Jesús dijo: ‘Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán; si han guardado mi palabra, también guardarán la vuestra’ (Juan 15:20). Pero ánimo, hermanos, pues Jesús también dijo: ‘En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo’ (Juan 16:33).

Jesús es el comandante en jefe perfecto que predica con el ejemplo y nos llevará a una victoria segura al final.2. No se ‘enreda en los negocios de la vida’ En segundo lugar, un buen soldado se caracteriza por su separación de la vida ‘normal’. Un soldado activo no tiene un trabajo de 9 a 5 o una semana de trabajo de 40 o más horas de trabajo.

Un soldado activo es un soldado que sirve las 24 horas del día, todos los días del año. Su cuerpo, su salud, sus conocimientos, su tiempo, todo lo que él es le pertenece a las fuerzas armadas. Incluso cuando está de vacaciones debe recordar que en cualquier momento, sin previo aviso y por cualquier motivo, le pueden llamar y él debe responder.

Y cuando es ordenado a llevar acabo su deber, aunque el tal sea peligroso, se espera que esté dispuesto a ponder su propia vida en la línea sin duda ni vacilación. De la misma manera un soldado de Cristo está separado de su entorno habitual, pues está llamado a no ‘ enreda(rse) en los negocios de la vida.

‘ Pablo no está hablando de cosas que necesariamente son malas en sí mismas. No está diciendo que usted, como cristiano, no puede tener ningún contacto en absoluto con sus antiguos amigos y entorno. Lo que está diciendo es que nunca se debe encontrar atrapado y enredado en ellos.

Nunca debe permitir que asuntos terrenales le obstaculicen en el cumplimiento de su deber para con el Señor. Preocupaciones y actividades temporales, aunque inocentes en sí mismas, han neutralizado la efectividad de muchos pastores, ministerios e iglesias. A pesar de que una vez trabajaron fielmente en el objetivo principal de servir a Jesucristo para avanzar su reino contra las fuerzas de las tinieblas, muchos han abandonado el campo de batalla por enredarse en ‘negocios de la vida’ temporales.

Así como el soldado obediente pone voluntariamente su vida en la línea al servicio de su comandante, también usted, como cristiano fiel, debe negarse a sí mismo, tomar su cruz y seguir a Cristo (Lucas 9:23). Si lo hace, usted se encontrará haciendo eco a las palabras de Pablo: ‘Pero de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida para mí mismo, con tal que acabe mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios’ (Hechos 20:24).3.

Busca agradar a ‘ aquel que lo tomó por soldado’ La nota final de un buen soldado es un deseo genuino de ‘agradar a aquel que lo tomó por soldado.’ Los hombres que siguieron al teniente Winters a través de condiciones terribles y las batallas en Europa, lo hicieron voluntariamente, pues él había ganado su respeto y afecto.

De manera aún mayor, el Señor merece su honor, afecto y obediencia por todo lo que ha hecho por usted. El valor de Jesús en el campo de batalla es sin igual; se humilló hasta morir en la cruz con tal de ganar su libertad y vida eterna, y ahora busca que usted sirva lealmente en su ejército.

El mayor deseo del cristiano es agradar a Cristo, y su mayor esperanza es ser recompensado por su servicio fiel y escuchar su Señor: ‘Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor’ (Mateo 25:21). Y con esa misma esperanza en su mente, sea animado hacia adelante por amor a Jesucristo.

Y al igual que Pablo poder decir: ‘procuramos también, o ausentes o presentes, serle agradables’ (2 Corintios 5:9)’ **** John MacArthur es el presidente de The Master’s Seminary y pastor de la iglesia Grace Community Church. Sus predicaciones en el programa de radio Gracia A Vosotros son escuchados alrededor del mundo.

¿Qué dice la Biblia acerca de la salud física?

Nuestro cuerpo es un templo de Dios – Una de las grandes bendiciones que recibimos cuando vinimos a la tierra es la de un cuerpo físico. Para llegar a ser como nuestro Padre Celestial necesitamos un cuerpo físico; nuestros cuerpos son tan importantes que el Señor los llamó templos de Dios (véase 1 Corintios 3:16–17 ; 6:19–20 ).

  • Nuestro cuerpo es santo.
  • Debido a que nuestro cuerpo es importante, nuestro Padre Celestial desea que lo cuidemos bien.
  • Él sabe que podemos ser más felices y mejores personas si gozamos de una buena salud.
  • El Espíritu Santo puede estar con nosotros si nuestro cuerpo y nuestra mente están limpios.
  • Nuestro Padre sabe que nos enfrentamos a la tentación de tratar a nuestro cuerpo imprudentemente o de poner dentro de él substancias nocivas; por esa razón, Él nos ha dicho qué es lo bueno y lo malo para nuestra salud.

La mayor parte de la información que Dios nos ha dado concerniente a la buena salud se encuentra registrada en Doctrina y Convenios 89, A esta revelación se le llama la Palabra de Sabiduría. Para ser dignos de entrar al templo, debemos obedecer la Palabra de Sabiduría; si no lo hacemos, el Espíritu del Señor se retira de nosotros.

¿Cómo influye la religión en el deporte?

Deporte, religión y creencias religiosas

Deporte, religión y creencias religiosas Sport, religion and religious beliefs
  • Licenciado en Historia y Ciencias Sociales. Licenciado en Estudios Socioculturales
  • Máster en Ciencias de la Educación. Máster en Desarrollo Cultural Comunitario
  • Máster en Deportes de Combate y Doctor en Ciencias Históricas
  • Profesor Titular del Centro de Estudios de Deporte y Cultura (CENDECUL)
  • de la Universidad de Las Tunas
José Guillermo Montero Quesada (Cuba)
Resumen

El artículo trata acerca de algunas de las manifestaciones religiosas relacionadas con el hecho histórico deportivo a nivel mundial, haciendo un recorrido desde la antigüedad hasta la contemporaneidad. Se analizan los nexos de este tipo de hecho con la cultura de los pueblos en diversas épocas, enfatizándose en criterios de diversos perfiles de ciencias: Historia, Antropología, Sociología y Etnología, además de las reflexiones que tienen su base en la producción científica del autor en el contexto cubano.

Palabras clave: Historia. Deporte. Religión. Creencias religiosas. Cultura. Abstract The article discusses some of the religious manifestations related to the historical fact sport worldwide, making a journey from ancient to contemporary times. History, Anthropology, Sociology and Ethnology, as well as the reflections that are based on the scientific production of the author: the nexus of such fact to the culture of the peoples at various times, various criteria emphasizing science profiles are analyzed in the Cuban context.

Keywords : History. Sport. Religion. Religious beliefs. Culture. Recepción: 09/02/2016 – Aceptación: 05/04/2016 EFDeportes.com, Revista Digital, Buenos Aires, Año 21, Nº 215, Abril de 2016. Introducción El estudio de la religiosidad popular en los escenarios deportivos se ha tratado de un modo segmentado en la historia universal y no es común en ciencias como la sociología y la antropología. La religiosidad popular no sólo incluye determinados ritos, mitos y actitudes de una población determinada, sino que reflejan la historia y el devenir de las mentalidades de personas vinculadas con la actividad deportiva.

  • Los antecedentes mediatos del deporte indican la existencia de vínculos con la religión, en este sentido, Carl Diem apunta que todos los ejercicios físicos fueron cúlticos en sus orígenes y que durante mucho tiempo, han seguido manteniendo un carácter religioso ( citado por Huizinga, 1998).
  • Por lo anteriormente expresado, es importante recurrir a la historia de las creencias religiosas en el deporte o vinculadas al deporte para determinar los fundamentos socio religiosos que marcan su surgimiento.

Se ha demostrado que el mismo surge como respuestas a diversas necesidades económicas, sociales, culturales y en otros órdenes de la vida, por lo tanto cumplen funciones específicas que responden a dichas necesidades. La religión, como todo un sistema de creencias, tiene amplia repercusión en lo cultural. Que Dice La Biblia Sobre El Fútbol Cancha de pelota en Chichén Itzá, México, escenario del ritual de la cultura Maya. Foto: RG y TG, 2016 Los ritos son ‘reglas de conductas que prescriben cómo el hombre debe comportarse en las cosas sagradas’. Las fronteras entre los ritos sagrados y lo profano se han modificado sustancialmente.

  1. En la sociedad actual, el ritual religioso pierde su importancia mientras que los rituales de la vida cotidiana están muy presentes (Goffman, 1974); no obstante, lo sagrado se manifiesta en lo cotidiano.
  2. Al respecto, la religiosidad está caracterizada por prácticas simbólico-rituales que el ser humano establece en relación con lo sagrado.

Lo sagrado puede estar vinculado con la economía, la política y la cultura, en los niveles individuales, grupales y macrosociales.

  1. El deporte tiene sus más antiguos antecedentes en la prehistoria, en las necesidades de los hombres de sobrevivir, de ahí que lo vincularan con rituales en el que la actividad física está orientada a la búsqueda de alimento y la defensa de sus enemigos.
  2. Respecto a las teoría sobre el origen del deporte, Según Carl Diem ‘todos los ejercicios fueron en un principio actos de culto’, de ahí que la competición no se desarrolla por ella misma, sino como la emulación que nace de un fervor sagrado. Para Diem, ‘los ejercicios físicos nacen cuando el hombre supera las acciones estrictamente necesarias para su lucha por la existencia y comienza a ‘jugar’ (Diem, 1966)
  3. En la antigüedad, las competiciones deportivas griegas se desarrollaban en el marco de festivales religiosos, de manera que dos conceptos, deporte y religión, se mantuvieron vinculados más o menos estrechamente.

En la Creta minoica los jóvenes protagonizaban los juegos del toro, mediante los cuales llevaban a cabo espectaculares manifestaciones corporales en torno ese animal. La naturaleza de este ejercicio era más acrobática que deportiva. Se realizaban saltos, ejercicios que implicaban movimientos ‘acrobáticos’ y de agilidad.

Estas manifestaciones físico-corporales, quizás lúdico-religiosas, formaron parte muy importante de la cultura cretense y se encontraban integradas totalmente en la vida de sus habitantes.De este modo, la actividad física se fundamentó en aspectos lúdicos, deportivos o religiosos que implicaban agilidad, velocidad, movimiento, acrobacia y no tanto fuerza y resistencia para adaptarse al medio, dominarlo o defenderlo.

El carácter religioso de los festivales deportivos griegos, en efecto, pervivió a lo largo de la historia del mundo antiguo, desde la Creta minoica hasta la abolición de los Juegos Olímpicos a finales del siglo IV d. C, unos juegos que mantuvieron siempre, en mayor o menor grado, su función religiosa y cuyos momentos culminantes coincidían con actividades rituales.

La descripción más antigua que se conserva de estas competiciones fúnebres se lee en la Ilíada de Homero, canto XXIII, en el que el poeta, en torno al año 700 a d. C, describe los juegos organizados por Aquiles en honor de su amigo Patroclo. Estos juegos datarían hacia el 1225 a.d.C., fecha de la caída de Troya, aunque la Ilíada se compuso sobre el año 700 a.d.C.

Los antiguos Juegos Olímpicos, datan del año 776 a.d. C, en la ciudad de Olímpica de Grecia, Recibieron ese nombre por celebrarse dentro del complejo religioso de Olimpia, en el Peloponeso. La vinculación de los Juegos Olímpicos con la religión politeísta griega fue muy fuerte.

  1. Se convocaban cada cuatro años y se celebraban en el mes de agosto.
  2. Desde sus inicios los juegos olímpicos fueron un despliegue de energía y fuerza para honrar a quien ha perdido su fuerza y su energía.
  3. Más tarde estas honras fúnebres se convierten en fiestas religiosas, culturales y deportivas celebradas en la antigua Grecia en honor de Zeus.

El programa olímpico en el 472 a.d. C en Olimpia, estaba inscrito en una piedra o en la entrada del santuario, la cual tiene inscrito: 1día, actos de inauguración de carácter religioso, realizando ofrendas a Zeus (se realizaban procesiones, ritos y diversos sacrificios de animales en honor a Zeus, el juramento olímpico ante la imponente estatua de Zeus Hórkios (‘protector de los juramentos’); 2do día: consagración a los dioses y ofrenda ante la tumba de Pélops, héroe mítico, primer vencedor olímpico.

En los Juegos Olímpicos había diferentes competiciones denominadas Agones: los Juegos Agónicos o Agonales se centraban en la fuerza, la lucha y la alta competencia, que tenían el propósito de lograr la perfección religiosa y ética en el espacio de competencia, en el pugilato, en las carreras de caballos o a pie, entre otras pruebas, para alcanzar el favor divino de los dioses, para defender su abolengo y elevar el poder ante sus súbditos.

En el 5 to día, ocurría el acto religioso de los atletas, consistente en una gran procesión que acababa en el templo a Zeus donde se desarrollaba la ceremonia central de los juegos, en ese sitio, se proclamaba solemnemente a los vencedores, que recibían una corona de olivo, guirnaldas de flores y cintas de colores con las que los atletas adornaban brazos y tobillos.

Los vencedores se dirigían a los distintos altares y allí unían sus manos para danzar al son de flautas y tamboriles, luego se celebraba el último banquete, consistente en el sacrificio de cien bueyes ofrecido al Dios de los dioses. Aquellos que conseguía vencer en todas las pruebas del pentatlón, tenía derecho a que se le erigiera una estatua en el templo de Zeus.

Los vencedores en los juegos eran llamados Olímpionikes, se convertían en semidioses, adorados aún después de muertos. Además de los Juegos Olímpicos, se desarrollaban juegos deportivos en otras regiones de Grecia, relacionados con algún héroe local y puestas bajo la tutela del dios protector de aquél.

  1. De estas se destacaban cuatro, consideradas panhelénicas, puesto que congregaban a representantes de todo el mundo griego: los Juegos Píticos (en honor a Apolo en Delfos); los Ístmicos (dedicados a Poseidón en Corinto) y los Meneos (en homenaje a Hércules en Argólida).
  2. Los Juegos Hereos, en honor de la diosa Hera, según los primeros testimonios que se conocen en el mundo griego, se remontan a la Creta minoica (3000-1450 a.d.

C). Tiene su antecedente en una fiesta matriarcal prehelénica en honor de la Diosa Madre de la Tierra, identificada más tarde con Hera, que incluía una carrera en un campo labrado como símbolo de fertilidad. Las mujeres competían en una carrera que tenían lugar cada cuatro años en Olimpia y que estaban destinados en exclusivo a mujeres.

La campeona recibía una corona de olivo y un trozo de la carne de la vaca sacrificada en honor a Hera. Las mujeres seleccionadas a los juegos tejían una túnica para la diosa y los árbitros se purificaban tomando sangre de cerdo. En el pueblo etrusco, región italiana de Toscana, que llegó a abarcar, entre los siglos VIII y III a.d.C., gran parte de Italia, se desarrollaban los juegos gimnásticos ligados también a los ritos en honor de los difuntos.

El ritual funerario etrusco puede encontrarse prácticas como la exposición del cadáver, procesiones y banquetes que culminaban con la celebración de unos juegos fúnebres. En las antiguas civilizaciones, India y China surge el Cong-Fu, hacia el año 270 a.d.C., con un fin religioso, curar el cuerpo de enfermedades y debilidades que le impidieran ser un servidor del alma.

  • A mediados del siglo III d.
  • C comienza la decadencia progresiva de los juegos panhelénicos, como resultado de la actuación del imperio Romano.
  • En este período, la relación que siempre unió deporte y culto comienza a ser criticada por los primeros cristianos hacia el deporte griego, se exacerba la idea de que esos juegos eran ceremonias paganas y por lo tanto debían eliminarse.

En el año 394 (d.C.) El obispo Ambrosio de Milán le impone una penitencia al emperador Teodosio el Grande, convertido al cristianismo, consistente en acabar con todas las ceremonias paganas, es así que promulga un edicto para que los Juegos desaparezcan definitivamente, ya que, eran cultos a los dioses y un desmesurado culto al cuerpo practicado por griegos y romanos.

  1. De este modo, el sentido original del deporte fue perdiéndose, competir por la gloria y el carácter ‘deportivo’ desaparece y empiezan a comercializarse, cargándose de agresividad y brutalidad, nada que ver con el espíritu religioso de los comienzos.
  2. La costumbre de celebrar juegos deportivos relacionados con hechos fúnebres ha sido práctica común que cuenta con numerosos paralelos en otras culturas.

En algunas civilizaciones antiguas, como las culturas precolombinas de los imperios Maya (siglo III – XI d.C.), Inca (aparecen a finales del siglo XII) y Azteca ( siglos XIV y XVI ) el tiempo que no se dedicaba a procurar la alimentación y principalmente a las guerras de expansión territorial, se empleaba en la práctica de juegos, que en estos casos tenían una finalidad mágico-religiosa.

Los mayas practicaban el nombrado juego de pelota el cual a su vez era un ritual. Según el gran erudito suizo Karl Meuli, las competiciones deportivas fueron inicialmente parte de un combate ritual, un juicio de dios, destinado a descubrir y castigar a la persona responsable de la muerte del hombre que era enterrado; el culpable sería, por supuesto, el perdedor del combate, quien expiaba con su propia derrota y consiguiente muerte, la muerte supuestamente causada por él, de manera que el muerto era vengado y los vivos quedaban protegidos de su ira.

Tales manifestaciones, en principio ocasionales, piensa Meuli que se habrían institucionalizado y organizado como competición deportiva periódica. (García Romero, 2001). En la Edad Media, con la caída del Imperio Romano se produce un florecimiento dominante del de la, que dio lugar a un rechazo del ocio al oponerse a los preceptos religiosos imperantes que lo consideraban dañino y proclive a la vida pecaminosa.

De este modo, sobreviene una adición progresiva de elementos laicos (influencia política, peso económico, creciente carga espectacular) que fue gravando paulatinamente el desarrollo de los grandes festivales, que fueron perdiendo poco a poco contenido religioso. En el siglo XI se practicaban juegos en los tiempos de paz –Pax Dei- que los Monarcas, Príncipes y Señores feudales concebían como periodos de preparación amistosa para la guerra.

Así es como fueron surgiendo los torneos, las justas, los concursos de tiro con arco, los partidos de pelota, las cacerías, etc. El auge de los torneos ocurridos sobre el año 1000 en toda Europa y régimen de vida del atleta, lleno de ejercicios y privaciones propias de la carrera deportiva, comienza a sufrir una transición ideológica que relega el olimpismo al olvido.

  1. Los Reyes, los lugartenientes de Dios en la tierra, no solían organizar estos festivales, que la Iglesia comenzó a considerarlos ‘una trampa del diablo, que alejaban a los caballeros de los asuntos militares importantes como las Cruzadas.
  2. Ruiz Durán, 1988) El Concilio de Clermont en 1139 se dicta que a los muertos en los torneos no se les diese sepultura, cuatro décadas después, en el III Concilio de Letrán, la Iglesia se pronuncia contra los torneos de 1179, clasificándolos moralmente entre las ‘res illicitae’ -cosas ilícitas-.

Finalmente, el Papa Alejandro III, que había ratificado dicho, terminó comprendiendo que no se podía impedir estas actividades lúdicas porque contribuían a hacer menos fatigosa la vida. Avanzada la Edad Media el hombre estaba obligado a cultivar su alma despreciando su cuerpo; así, quien dedicaba demasiado tiempo a su cuerpo estaba poniendo en peligro la salvación de su alma, al robarle tiempo a la oración.

Con la aparición de los burgos medievales, los burgueses pudieron formar parte de los torneos, aunque seguían bajo el amparo de los monasterios. Los juegos se organizaban, por regla general, con motivo de alguna fiesta patronal. Ignacio de Loyola (1491 – 1556) creador y general de la militarizada Compañía de Jesús, señaló, en su obra Monumenta Ignatiana, la importancia del cuidado del cuerpo y de cómo participar en las actividades físicas y en el juego.

(Pastor, 2008). En Evreux se jugaba a los bolos en las naves de la catedral. En el País Vasco los juegos de pelota se realizaban en los arkupes, espacios porticados cubiertos en los rincones exteriores que dejaba el crucero de las iglesias. La Pelota nace en el equivalente medieval del ágora griega: el atrio o pórtico de las iglesias, lugar de celebración de las reuniones comunitarias y de la toma de decisiones.

Según Fossier (citado por González, 2006), ese espacio se denominaba, y todavía se denomina en algunos pueblos como Lizartza, Zimitorio, por ser lugar de enterramiento. Famoso era el de Santiago en Bilbao, de donde se extendió el juego a la calle de la Pelota. Sobre la tumba de los antepasados, se reunía el concejo para la toma de decisiones políticas, en ese mismo lugar se escenificaba un partido de pelota.

Desde mediados del siglo XVI hasta los inicios del XVII, la burguesía londinense construye las Public Schools como Salisbury o Rugby; y el hurling at goales, junto con otros juegos, iniciándose así los deportes modernos. En esta época, denominada Moderna, el deporte es un espectáculo completamente profano, aunque la Iglesia también mantuvo su papel en el desarrollo lúdico de las fiestas populares, tanto en las carreras populares en las que el Papa Pablo II donaba los premios -uno de ellos reservado a los judíos- así como, en las carreras entre las diferentes corporaciones y ciudades.

Las autoridades romanas llegaron a utilizar la fuerza de las armas pontificias para asegurarse que todos los habitantes de Roma y de otras localidades se decidieran a jugar. En el siglo XVII en Inglaterra con la aparición del puritanismo, la Iglesia Anglicana quiso abolir el deporte, pero solo quedó en el intento.

En Estados Unidos, a finales del siglo XIX, estaba prohibida la práctica deportiva los domingos debido a prohibiciones religiosas. Algunos jugadores con creencias cristianas les resultaba engorroso jugar los sábados, para los adventistas ese día, según las escrituras sagradas, es de reposo para dedicarlo a Dios, de ahí que profesar este tipo de religión y llevar una carrera deportiva resultase algo difícil.

Con el advenimiento de la modernidad y los ulteriores cambios en la economía y la cultura en sentido general, se modifican los principios fundamentales de la vida orientados hacia una concepción materialista de la vida que se refleja en la esfera del deporte; esta situación, reduce considerablemente la capacidad de reacción de la labor de la Iglesia y a sus exhortaciones.

No obstante, numerosas manifestaciones de la religiosidad popular vinculadas al hecho deportivo evidencian el alcance de las ideas míticas como parte del mosaico cultural de los pueblos de la contemporaneidad. Uno de los hechos que ilustra lo antes dicho es la anécdota del presidente venezolano Hugo Chávez Frías, relacionada con su sueño de ser pelotero.

Néstor Isaías, conocido como el ‘Látigo Chávez’, era su ídolo, pelotero extraordinario venezolano en la década del 60. El 16 de marzo de 1969 muere el Látigo Chávez en un accidente aéreo. Hugo creó un padre nuestro que decía todas las noches, el final de la oración decía: ‘Látigo Chávez’, donde estas, te lo juro que yo voy a ser como tú’.

Aquello se convirtió para él en una promesa y el motor que lo impulsa a una motivación de su vida, quería ser pelotero; aunque las circunstancias lo llevan a estudiar la carrera militar, al culminarla se dirige al cementerio central del Sur donde se encontraba la tumba del ‘Látigo Chávez’ para pedirle perdón frente a su cripta, sintiendo así que se liberaba de aquella deuda.

En la actualidad, algunas manifestaciones primitivas de creencias religiosas tribales de origen africano se conservan en los escenarios de la cultura física y deportiva, recurrir a la fé se ha convertido en una de las formas compensatorias de la fuerza en la mente y en los músculos. Las manifestaciones mítico religiosas condicionan los intereses, anhelos y luchas de los atletas y otras personas vinculadas al hecho deportivo en su globalidad, de los que forman parte también el público espectador.

Son comunes los vínculos rituales religiosos y deportivos, ambos secularizan la actividad ritual en relación con algunos comportamientos de atletas. Aunque es cierto que el ritual religioso no se funde al ritual deportivo, no dejan de ser ambos secuencias de un mismo hecho que por su extensión sociocultural lo abarca.

  1. Según Thomas Luckmann, lo sagrado, ha emigrado, como resultado de la secularización, a dominios ahora laicos, ensamblándose con unas nuevas expresiones profanas.
  2. De tal modo que podría hablarse, siguiendo a Luckmann (1973), de una religión invisible, de formas privadas de religiosidad que va a pervivir en el seno de una sociedad ya secularizada (Luckmann, 1973).

Son frecuentes las manifestaciones de las diversas comunidades deportiva de muchos países vinculados a la santería y el Candomblé, como organizaciones o comunidades religiosas, que entremezclan sus tradicionales funciones con las del hecho deportivo, ampliando así su extensión social y cultural.

En muchos escenarios deportivos, algunos deportistas evidencian rasgos de una acentuada conducta religiosa, tambien en el nivel privado y público, que se expresa mediante rituales, en portar elementos de la religiosidad popular, como atuendos y atributos sacralizados, formas de comunicarse que signan la inclinación a una determinada religión o creencia.

En Cuba, algunos cristianos como los adventistas del séptimo día desarrollan un programa mediante e cual ayudan a jóvenes de esta religión para que disfruten del deporte sin perjudicar su testimonio cristiano, algunos adventistas cubanos han considerado que el béisbol es una excelente herramienta misionera.

Los juegos se llevan a cabo en un marco de respeto, y los jugadores oran antes de comenzar. Las peleas y malas palabras que suelen estar presentes en otras ligas están ausentes en las prácticas y competencias adventistas. En una ocasión Benedicto XVI señaló: ‘el deporte, practicado con pasión y ética, se convierte en una escuela de valores humanos y cristianos.

Si se practica así, además de ejercitar un espíritu de competencia sana, se convierte en una escuela para aprender y profundizar valores humanos y cristianos’, Desde hace mucho tiempo el Vaticano promueve el deporte como una actividad favorecedora para el cuerpo, la mente y el alma.

El club de cricket (2013) es una de las iniciativas más reciente del Ministerio de Cultura del Vaticano para mantener un diálogo con el mundo contemporáneo, aunque se prefiere el fútbol. La religiosidad popular en el fútbol ha alcanzado en los últimos tiempos de la sociedad contemporánea una notable significación, aspecto que amplía la cosmovisión de este deporte, principalmente desde la perspectiva cultural.

La interrelación religión-deportes, cualifica aún más la organización de la vida cotidiana. Estas expresiones de connotación religiosa en el fútbol, funcionan como un mecanismo para afrontar las descompensaciones físicas y espirituales producidas en el marco de la dinámica deportiva.

Algunos participantes en los espectáculos deportivos descodifican las grandes actuaciones de futbolistas en milagros que testimonian la obra y gracia de Dios u otro ser extraterrenal, de este modo han sacralizado a los ‘superhéroes’ deportivos, también le atribuyen significados desmedidos a objetos, como las camisetas con nombres de figuras representativas del fútbol.

Estas manifestaciones forman parte del espíritu futbolístico. De este modo, las manifestaciones deportivas y las sagradas comparten la cualidad, según Barbero, que sigue a Durkheim, de generar una energía que son incapaces de absorber. De ahí, que ‘el deporte se ha transformado en el sustituto laico de la religión’ (Barbero, 1994).

  • En este sentido, los medios de comunicación han socializado el impacto de la percepción del ‘ritual atlético’ y una amplia gama de comportamientos religiosos o cuasi-religiosa de ciertos valores cívicos y tradiciones que se encuentran recurrentemente en el hecho deportivo.
  • Dichos atributos le confieren ‘poder’ a los futbolistas y refuerzan la identidad y el orden en la colectividad socialmente heterogénea.

En el Tiro con Arco, los atletas se han inspirado en símbolos universales que, con nuevos significados, les transmiten fuerza y amor por el deporte. Uno de los signos del Zodíaco, denominado Sagitario, representado por un arquero, mitad hombre mitad caballo, les transmite mensajes positivos para sus propósitos.

De igual modo, la inspiración que les provoca la figura de Orión, constelación que simboliza el gigante cazador de la mitología griega, con su arco en alto. A las féminas les honra representar a Artemisa, Diosa de los cazadores, símbolo de la mujer que domina el arco y la flecha. Así se sienten envueltos en la savia vivificadora que, como flechazo de Cupido, sienten el amor y la pasión deportiva.

Algunos, vinculados a la tradición Yoruba, se vinculan a l oricha mayor Ochosi, hijo de Yemayá y guerrero poderoso, es el dios de la caza y de la cárcel, sus atributos son el arco, la flecha de hierro forjado y la cacería en ‘los montes de la vida’, se sincretiza con San Sebastián, mártir cristiano al ser ejecutado a flechazos por el emperador romano Diocleciano.

En este proceso de refundición deportivo-religioso, la religión se camufla para filtrarse en la vida cotidiana, se revela en multitudinarias situaciones y contextos, manifestaciones y conversaciones y en distintos sectores sociales. Existen ritos ascéticos o negativos, algunos de ellos no circunscritas a ninguna religión propiamente dicho, que se observan en algunos miembros de equipos deportivos, incluso en los espectadores, con el objetivo de ayudar al equipo contrario después de un momento de mala suerte, también ocurren los ritos positivos de celebración consistente en agradecimientos, ofrendas por el éxito alcanzado.

Muchos objetos deportivos y representaciones gráficas se conservan como reliquias de un pasado glorioso en altares religiosos (zapatos, prendas de vestir, fotografías, etc.) que se conservan como elementos de lo sagrado. En la Curia Romana de la Ciudad del Vaticano existen dos departamentos que trabajan en los vínculos de la Iglesia católica con el mundo del deporte.

Uno es el Departamento de Cultura y Deporte, perteneciente al Consejo Pontificio de la Cultura, cuyos objetivos son: promover el encuentro entre el mensaje del Evangelio y el mundo del deporte, para que éste se abra cada vez más a la fe cristiana, creadora de cultura; favorecer el uso del deporte como recurso educativo e instrumento de desarrollo cultural de los pueblos; establecer las relaciones con los organismos internacionales del deporte y con las asociaciones católicas deportivas, junto con los demás organismos de la Santa Sede que trabajan en este campo; facilitar el diálogo Iglesia-deporte en sus diversos niveles: Universidades, Centros y Organizaciones, deportivas, y promover encuentros significativos con estos ambientes.

También existe la Sección Iglesia y Deporte, perteneciente al Consejo Pontificio para los Laicos. Su área de trabajo comprende: ser en la Iglesia punto de referencia para las organizaciones deportivas nacionales e internacionales; sensibilizar a las Iglesias locales de la importancia del trabajo pastoral en los ambientes deportivos, recordándoles al mismo tiempo la necesidad de fomentar la colaboración entre las asociaciones de deportistas católicos; favorecer una cultura del deporte como medio de crecimiento integral de la persona al servicio de la paz y de la hermandad entre los pueblos; promover el estudio de temáticas específicas relativas al deporte, sobre todo desde el punto de vista ético; organizar y apoyar iniciativas que susciten testimonios de vida cristiana entre los deportistas.

Conclusiones La cultura deportiva tiene sus orígenes en los primeros vínculos de los participantes, relaciones de grupos y estructuras de poder que dieron lugar a las primeras actividades lúdicras de carácter religioso. Durante mucho tiempo, el hecho deportivo se articula con la religión, condicionando la comprensión y el respeto a las pertenencias religiosas de los diversas grupos sociales que comparten los mismos espacios y actividades deportivas, ayuda además, a mitigar las diferencias intracomunitarias y al afianzamiento de los vínculos societales.

La religiosidad del pasado legendario de los pueblos es transmitida de modo intergeneracional, es así que numerosos atributos identitarios del ritual deportivo y religioso, como los valores sacralizados en forma de mitos, los diversos signos y significados de la actividad deportiva, se configuran y trascienden en el tiempo, convirtiéndose en pertenencias compartidas de los deportistas, familias deportivas y otros entes personales que forman parte del hecho deportivo, alcanzando cada día más aceptación en la conciencia, creencias compartidas e imaginario social.

  • Bromberger, C. (2001). Las multitudes deportivas: analogía entre rituales deportivos y religiosos. EFDeportes.com, Revista Digital. Buenos Aires, Año 6 – N° 29 – Enero.
  • Carretero Pasín, E. (2005). La religiosidad futbolística desde el imaginario social. Un enfoque antropológico. EFDeportes.com, Revista Digital. Buenos Aires, Año 10 – N° 88 – Setiembre.
  • Chávez, H. (2005). Los sueños llegan como lluvia. Audiovisual con carácter biográfico de Hugo Chávez (22-4-2005)., Disponible en: www.lightmvement.com.br
  • Departamento Cultura y Deporte en el Consejo Pontificio de la Cultura y Sección Iglesia y Deporte en el Consejo Pontificio para los Laicos. En: Deporte en la Ciudad del Vaticano. Consultado 24 de octubre de 2014., Disponible en: http://es.wikipendia.org/wiki/Deporte_en_la_Ciudad_del_Vaticano
  • Diem, K. (1966). Historia de los deportes.2 Tomos. Barcelona: Luis de Caralt.
  • Barbero González, J.I. (1994). Deporte y construcción de conciencias y representaciones colectivas. Política de las emociones religioso-deportivas. Editorial de Ciencias Sociales y Deporte. En: Investigación social y deporte nº 1. Pamplona: AEISAD.147-153, 1994.
  • García Romero.F. (2001). El deporte griego y el deporte actual: influencia, semejanzas y diferencias, Universidad Complutense de Madrid., Disponible en: http://www.liceus.com/cgi-bin/aco/culc/per/2001.asp
  • Goffman E. (1994). Les rites d’ interaction. París : Minuit.
  • González Abrisketa, O. (2006) ‘Fundación cultural en el deporte: el caso de la pelota vasca’. Revista De Dialectología y Tradiciones Populares, vol. LXI, nº 2.
  • Huizinga, J. (1998). Homo Ludens. Madrid: Editorial Alianza.
  • Luckmann, T. (1973) La religión invisible. Salamanca: Sígueme.
  • Montero Quesada, J.G. (2013). Tiro con Arco en Las Tunas, Guión para el programa histórico cultural ‘Postales tuneras’. Cuba: Tunasvisión. ICRT.
  • Montero Quesada, J.G. (2013). El hecho histórico deportivo. Referentes teóricos y metodológicos del enfoque para su estudio. En: EFDeportes.com, Revista Digital. Buenos Aires, Año 18, Nº 186, Noviembre.
  • Montero Quesada, J.G. y Martín Agüero, O. (2015). Historia y religiosidad en el fútbol. Un análisis psicosocial y cultural. En: EFDeportes.com, Revista Digital. Buenos Aires, Año 19, Nº 202, Marzo.
  • Montero Quesada, J.G. (2012). Manifestaciones tribales de origen africano en la comunidad deportiva de Las Tunas. Ponencia presentada en Primer Coloquio Científico de la Asociación Cultural Yoruba de Cuba. Filial Las Tunas, octubre.
  • Pastor, M. (Coord.). (2008). Deporte y olimpismo en el mundo antiguo y moderno, Granada: EUG.
  • Ruiz Durán, F.J. (2015). Historia del deporte: del mundo antiguo a la edad moderna. En: CCCSS Contribuciones a las Ciencias Sociales, n.27 (enero-febrero).

Otros artículos sobre

EFDeportes.com, Revista Digital · Año 21 · N° 215 | Buenos Aires, Abril de 2016 Lecturas: Educación Física y Deportes – ISSN 1514-3465 – © 1997-2016 Derechos reservados

Deporte, religión y creencias religiosas

¿Qué dice Primera de Timoteo 4 7?

1 Timoteo 4

  • 1 Pero el Espíritu dice claramente que, en los, algunos de la fe, escuchando a engañadores y a ;
  • 2 que con hablarán, teniendo cauterizada la,
  • 3 Que y mandarán de alimentos que Dios creó para que con de gracias participasen de ellos los creyentes y los que han conocido la verdad.
  • 4 Porque todo lo que Dios creó es, y nada hay que desechar, si se recibe con de gracias,
  • 5 porque por la palabra de Dios y por la oración es santificado.
  • 6 Si esto enseñas a los hermanos, serás buen ministro de Jesucristo, nutrido con las palabras de la fe y de la buena doctrina que has seguido.
  • 7 Desecha las fábulas profanas y de viejas, y ejercítate para la piedad.
  • 8 Porque el ejercicio corporal poco es provechoso, pero la para todo aprovecha, pues tiene promesa de esta vida presente y de la venidera.
  • 9 Palabra fiel es esta, y digna de ser recibida por todos.
  • 10 Que por esto mismo trabajamos y sufrimos, porque en el Dios viviente, que es el de todos los hombres, mayormente de los que,
  • 11 Esto manda y enseña.
  • 12 Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé de los creyentes en palabra, en conducta, en amor, en espíritu, en fe y en,
  • 13 Entretanto que voy, ocúpate en, en exhortar, en enseñar.
  • 14 No descuides el que hay en ti, que te fue dado por medio de con la de las del de ancianos.
  • 15 estas cosas; ocúpate en ellas, para que tu progreso sea manifiesto a todos.
  • 16 Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te a ti mismo y a los que te oigan.

¿Qué dice Corintios 9 24?

Page 14 – 1 ¿Se atreve alguno de vosotros, cuando tiene algo contra otro, ir a delante de los injustos, y no delante de los santos? 2 ¿O no sabéis que los santos han de al ? Y si el mundo ha de ser juzgado por vosotros, ¿sois indignos de juzgar cosas muy pequeñas? 3 ¿O no sabéis que hemos de juzgar a los ángeles? ¿Cuánto más las cosas de esta vida?

  • 4 Por tanto, si tenéis juicios sobre cosas de esta vida, ¿ponéis para juzgar a los que son de menor estima en la iglesia?
  • 5 Para avergonzaros lo digo. ¿Pues qué, no hay entre vosotros sabio, ni aun uno, que pueda juzgar entre sus hermanos,
  • 6 sino que el hermano con el hermano pleitea en juicio, y esto ante los incrédulos?

7 Así que, por cierto es ya una falta en vosotros que tengáis pleitos entre vosotros mismos. ¿Por qué no sufrís más bien agravio? ¿por qué no sufrís más bien el ser defraudados? 8 Pero vosotros cometéis el agravio, y defraudáis, y esto a los hermanos.9 ¿No sabéis que los no heredarán el reino de Dios? No os dejéis engañar: ni los, ni los idólatras, ni los, ni los afeminados, ni los que se echan con varones,

  1. 10 ni los, ni los avaros, ni los, ni los, ni los estafadores heredarán el reino de Dios.
  2. 11 Y esto erais algunos, mas ya habéis sido, mas ya habéis sido, mas ya habéis sido en el del Señor Jesús, y por el de nuestro Dios.
  3. 12 las cosas me son lícitas, mas no todas ; todas las cosas me son lícitas, mas yo no me someteré al poder de ninguna.

13 Los alimentos son para el vientre, y el vientre para los alimentos; pero a él y a ellas tanto al uno como a los otros destruirá Dios. Pero el cuerpo no es para la, sino para el Señor, y el Señor para el cuerpo.14 Y Dios, que levantó al Señor, también a nosotros nos con su poder.15 ¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo? ¿Quitaré pues los miembros de Cristo, y los haré miembros de una ramera? ¡De ningún modo! 16 ¿O no sabéis que el que se une con una ramera, es un solo cuerpo con ella? Porque dice: Los dos serán sola carne.17 Pero el que se une al Señor, solo espíritu es.18 Huid de la fornicación.

¿Qué dice en Colosenses 3 23?

1 Si habéis, pues, a resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios.2 Poned la a mira en b las cosas de arriba, no en las de la c tierra,3 Porque a habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios.4 Cuando Cristo, nuestra a vida, b se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en c gloria,5 Haced morir, pues, lo terrenal en a vuestros miembros: b fornicación, impureza, c pasiones lascivas, malos deseos y d avaricia, que es e idolatría ; 6 cosas por las cuales la a ira de Dios viene sobre los hijos de b desobediencia,7 En las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo cuando vivíais en ellas.8 Pero ahora, dejad también vosotros todas estas cosas: a ira, enojo, b malicia, c maledicencia, d palabras soeces de vuestra boca.9 No a mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del b viejo hombre con sus hechos, 10 y habiéndoos revestido a del nuevo hombre, que es renovado hasta el conocimiento pleno, conforme a la imagen del que lo creó; 11 donde no hay a griego ni judío, b circuncisión ni incircuncisión, bárbaro ni escita, esclavo ni libre, sino que Cristo es el todo, y en todos.12 Vestíos, pues, como a escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable b misericordia, de c benignidad, de d humildad, de e mansedumbre, de paciencia; 13 a soportándoos los unos a los otros, y b perdonándoos los unos a los otros si alguno tuviere queja del otro; de la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.14 Y sobre todas estas cosas vestíos de a caridad, que es el vínculo de la perfección.15 Y la a paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed b agradecidos,16 La a palabra de Cristo habite en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos los unos a los otros en toda sabiduría con salmos e b himnos y cánticos espirituales, cantando con gratitud en vuestros corazones al Señor.17 Y todo lo que hacéis, sea de palabra, o de hecho, a hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios el Padre por medio de él.18 a Casadas, b estad sujetas a vuestros maridos, como conviene en el Señor.19 Maridos, a amad a vuestras esposas, y no seáis ásperos con ellas.20 a Hijos, obedeced a vuestros padres en todo, porque esto agrada al Señor.21 a Padres, no b provoquéis a ira a vuestros hijos, para que no se desanimen.22 a Esclavos, obedeced en todo a vuestros amos terrenales, no sirviendo al ojo, como los que agradan a los hombres, sino con sencillez de corazón, b temiendo a Dios.23 Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor, y no para los hombres, 24 sabiendo que del Señor recibiréis la a recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor b servís,25 Pero el que hace injusticia, a pagará por la injusticia que haya cometido, porque b no hay acepción de personas.

¿Qué dice en Primera de Timoteo 2 5?

1 Timoteo 2

  • 1 Exhorto, pues, ante todo, a que se hagan plegarias, oraciones, peticiones y acciones de gracias por todos los hombres,
  • 2 por los reyes y por todos los que están en, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y,
  • 3 Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador,
  • 4 que quiere que todos los hombres sean y vengan al conocimiento de la,
  • 5 Porque hay, y un solo entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre,
  • 6 quien dio a sí mismo en por todos, de lo cual se dio a su debido tiempo.
  • 7 Para esto yo fui y (digo la verdad en Cristo, miento), maestro de los en fe y verdad.
  • 8 Quiero, pues, que los hombres en todo lugar, levantando santas, sin ira ni contienda.
  • 9 Asimismo, que también las mujeres se atavíen con decorosa, con pudor y modestia; no con peinados ostentosos, ni oro, ni perlas ni vestidos costosos,
  • 10 sino con buenas obras, como corresponde a mujeres que profesan,
  • 11 La mujer aprenda silencio, con toda sujeción.
  • 12 Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio.
  • 13 Porque Adán fue primero, después Eva;
  • 14 y Adán no fue engañado, sino la mujer, siendo, incurrió en transgresión.
  • 15 No obstante engendrando hijos, si permanece en fe, amor y, con modestia.
Adblock
detector